El Gigante Interior

Por Rosetta Thomas

Haga clic aquí para navegar a la versión en ingls de este artículo

David, el dulce salmista de Israel era un hombre conforme al corazón de Dios, pero llegó a un punto en su vida en el que estaba tan seguro de sí mismo que hizo lo impensable. Cometió adulterio y luego asesinó a alguien en un intento de encubrir el pecado. Este fue un hombre que peleó muchas batallas, tuvo una dulce comunión con Dios y, en particular, mató a un gigante. Aunque David podía manejar gigantes externos en su vida, tenía uno en el interior que eventualmente lo derribó, cuyo impacto ha sido sentido por sus generaciones, y será sentido incluso por aquellos que aún están por nacer.

Hay muchas lecciones que podemos aprender de esta historia y analizaremos brevemente algunas de ellas.

1. A pesar de cuán ungidos que seamos, podemos caer.

Una de las lecciones que podemos aprender es que a pesar de cuán ungidos seamos, podemos caer. David fue elegido por Dios y fue ungido por Samuel para guiar al pueblo de Israel después de que Saúl cayera en pecado.

2 Sam. 16:13 nos dice:

Y mientras David y los suyos iban por el camino, Simei iba por el lado del monte delante de él, andando y maldiciendo, y arrojando piedras delante de él, y esparciendo polvo.

Según todos los indicios, las manos del Señor estaban sobre David y era evidente en las hazañas que hizo. Disfrutó de muchas victorias, pero de alguna manera, llegó a un lugar de complacencia. Él creía que su ejército ciertamente ganaría la batalla porque Dios estaba de su lado y, como tal, se quedó en casa en un momento en que los reyes iban a la guerra (2 Sam. 11: 1). Su complacencia lo llevó a un estado de pereza espiritual que se manifestó cuando se tomó unas vacaciones espirituales en un momento en que debería estar librando una buena guerra. Esto le costó caro porque el gigante que habitaba en él se irritó al ver a una mujer desnuda bañándose. ¡Lo derribó!

Lo derribó porque su complacencia lo alejó de la presencia de Dios y como consecuencia no estaba en capacidad de mortificar la carne y huir de esa lujuria juvenil.

Ahora bien, la Biblia nos advierte claramente contra la complacencia de todo tipo. En Amós 6:1 las escrituras nos dicen:

“¡Ay de los reposados en Sion, y de los confiados en el monte de Samaria, los notables y principales entre las naciones, a los cuales acude la casa de Israel!”

Fue este estado de complacencia lo que dio lugar a que el diablo tomara a David por sorpresa. Sembró para la carne y cosechó la corrupción de la vergüenza y la deshonra y, a pesar de la gran unción que había en su vida, esa semilla puso en marcha una maldición generacional que atravesó su linaje.

2. No debemos ser justos a nuestros propios ojos.

Otra lección que podemos aprender de la historia es que no debemos ser justos a nuestros propios ojos. David se apresuró a condenar el acto de injusticia señalado por Natán, quien le habló en parábolas sobre el tema, sin saber que él era el tema en cuestión. (2 Samuel 12:5-7). La Biblia nos dice categóricamente que nuestra justicia es como trapo de inmundicia (Isaías 64:6). También nos dice que no hay nadie que sea completamente justo en ningún momento (Romanos 3:10-12). Más bien, la justicia que es aceptada por Dios es aquella en la que Él mismo engendra:

“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21).

David no podía verse a sí mismo porque su justicia propia le vendó los ojos. Sabía que tenía un fracaso moral, pero sintió que él… el dulce salmista de Israel se saldría con la suya. Sin embargo, la justicia propia siempre conduce a grandes problemas. Siempre se dice que las personas que más chocan son los conductores experimentados. Conocen todas las reglas del libro y, como resultado, dan las cosas por sentado, pero en su propio detrimento.

 En Salmos 10:13, la Biblia describe el corazón de un hombre farisaico cuando dice:

“¿Por qué desprecia el malo a Dios? En su corazón ha dicho: Tú no lo inquirirás”.

Pero la verdad es que Dios no es injusto para olvidar nada, ya sea bueno o malo porque Él ya ha establecido en el Cielo que el pecado del hombre seguramente lo alcanzará. En este sentido, el pecado que David cometió en secreto fue expuesto y dado a conocer de generación en generación, tanto que hoy, miles de años después, podemos estar discutiendo este asunto de su fracaso moral.

3. Cuidado con lo que alimentas

Otra lección que podemos aprender es que debemos tener cuidado con los pensamientos y sentimientos que alimentamos. La verdad es que todo lo que uno alimenta crece, por lo que si alguien constantemente alimenta su mente con cosas inmundas, eventualmente se volverá inmundo. Esencialmente, son los pequeños pecados aquí y allá, que se dejan desatendidos, los que eventualmente lo llevan a uno a la destrucción. Además, nadie cae de la noche a la mañana y nadie retrocede de la noche a la mañana. Es un proceso gradual de degradación nacido de pequeños actos de desobediencia y compromiso. La Biblia nos advierte que son las zorras pequeñas las que echan a perder la vid (Cantares de Salomón 2:15). De manera similar, se nos advierte que un poco de levadura leuda toda la masa (Gálatas 5:9). David debe haber estado haciendo concesiones aquí y allá sin ser atrapado y finalmente dio un paso más.

¿Cuál es tu Gigante?

La pregunta para ti y para mí es ¿qué es ese gigante dentro de nosotros que estamos alimentando de vez en cuando con pequeños actos de desobediencia y compromiso? ¿Qué es eso que hace que nos volvamos perezosos espiritualmente y que nos tomemos unas vacaciones espirituales de vez en cuando? ¿Qué es lo que nos aleja de nuestra devoción regular con el Señor y qué es lo que nos aleja del lugar de oración?

Cualesquiera que sean esas cosas, les presento que esas cosas son nuestros gigantes.   

Somos seres espirituales y no operamos en el vacío. Todo lo que alimentamos crece, ya sea la carne o el espíritu. La Biblia nos dice que no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca del Señor (Deuteronomio 8:3, Mateo 4:4). Por lo tanto, es importante que uno satisfaga las necesidades del espíritu a través de áreas de adoración como el compañerismo personal, el ayuno, la oración y los estudios bíblicos. Sin eso, el hombre interior se debilitará mientras que la carne se fortalecerá. Una vez que esto sucede, comienza la degeneración y si uno no se controla rápidamente, puede llevarlo a hacer lo impensable.

Estoy seguro de que David estaba muy sorprendido por lo que había hecho cuando volvió en sí. Nunca supo que él, el dulce salmista de Israel podía cometer adulterio y matar a su leal hombre del ejército. Pero la verdad es que ninguno de nosotros sabe lo que es capaz de hacer y por eso es muy importante que nos cuidemos de alimentar la carne, para no caer… ¡fuertemente!

Pasos prácticos

Habiendo establecido eso, veamos ahora brevemente algunos pasos prácticos que podemos tomar para matar a los gigantes dentro de nosotros.

1. Andar en el espíritu

Podemos matar al gigante interior al caminar en el Espíritu. Se nos dijeron que si andamos en el espíritu no cumpliremos los deseos de la carne (Gálatas 5:16). Podemos hacerlo pasando tiempo con Dios en comunión personal y pasando tiempo en ayuno y oración. También podemos hacer esto escuchando regularmente podcasts de sermones de personas que están arraigadas en la Palabra de Dios.

2. Crucificado con Cristo

Otro paso práctico es ser partícipe del sufrimiento de Cristo. El sufrimiento es un fruto del espíritu y ayuda a podarnos y alinearnos con Dios. Como dice Lucas 9:23,

“… Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame”.

3. Ser hacedores de la Palabra

Finalmente, otro paso práctico para matar a los gigantes dentro de nosotros es ser hacedores de la Palabra de Dios. Santiago 1:22-25 dice:

“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, este es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este será bienaventurado en lo que hace”.

Conocer la palabra de Dios no es suficiente. Es la Palabra que conocemos y aplicamos a nuestra vida la que nos ayudará a vencer.

Conclusión

Al igual que David, todos tenemos algunos gigantes con los que luchamos de vez en cuando, pero debemos asegurarnos de protegernos contra ellos. Aunque David, el dulce salmista de Israel era un hombre conforme al corazón de Dios, fue derribado por el gigante del fracaso moral que quedó desatendido en su vida. Esta historia destaca claramente el hecho de que nunca debemos estar demasiado seguros de nosotros mismos y, por lo tanto, no importa cuán ungidos seamos, aún podemos caer. No seamos justos a nuestros propios ojos, sino más bien resistamos toda apariencia de mal matando a las zorras de los pequeños compromisos aquí y allá. Demos también pasos prácticos para matar a los gigantes en nuestras vidas al caminar en el espíritu, ser partícipes del sufrimiento de Cristo y ser hacedores de la Palabra de Dios. La historia del fracaso moral de David está en las Escrituras como una lección para que todos nosotros aprendamos y la mejor manera de aprender es del error de otras personas. Aprovechemos pues el mensaje que se imparte sobre el tema para no caer en una trampa similar. ¡Dios te bendiga!

One response to “El Gigante Interior”

  1. […] Click here to go to the Spanish Version of this article […]

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: